Director(a):
Mujica, María T.
Co-Director(a):
Landaburu, María F.
Jurado:
Catalano, Mariana - Iovannitti, Cristina - Arechavala, Alicia
Institución otorgante:
Universidad de Buenos Aires.   Facultad de Farmacia y Bioquímica
Facultad de Ciencias Exactas y Naturales - Facultad de Medicina
Fecha de la defensa:
2017-05-18
Tipo de documento:
tesis de maestría - info:eu-repo/semantics/acceptedVersion
Grado alcanzado:
Magíster de la Universidad de Buenos Aires en Biología Molecular Médica 
Editor:
Universidad de Buenos Aires. Facultad de Farmacia y Bioquímica
Formato:
application/pdf  |   kb.   |  113 p.
Idioma:
español
Area Temática:
Descripción:
Se analizaron las historias clínicas de 36 pacientes quemados con infección fúngica documentada, internados durante el período comprendido entre enero 2011 y diciembre del 2014 en el área de internación de Terapia Intensiva del Hospital Municipal de Quemados del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Se identificaron por microbiología convencional y molecular a 52 especies de Candida provenientes de la colección de cultivo que el Laboratorio del Hospital de Quemados conserva a -20 ºC, correspondiente a los pacientes estudiados. La internación de los pacientes fue promedio 46,7 días, con un rango entre 9 y 218 días. Pertenecieron al sexo femenino el 63,9 % (n=23) y al masculino 36,1 % (n=13). Se observó un predominio de una extensión de la superficie corporal quemada entre 31 y 50 % en el 33,3 % de los pacientes (p=0,03). Esta se presentó en el grupo etario de mayor edad (59 años), en tanto entre el 71 y 100%, la edad promedio fue de 19 años. Al considerar la profundidad de la quemadura específicamente la de grado 4, se observó en el 69,4 % de pacientes, esto marca la severa gravedad de las lesiones en los pacientes estudiados. El 75 % de los pacientes presentaron una combinación de sitios quemados (tronco, cara, miembros inferiores y miembros superiores) y solo el 25 % exhibieron lesiones en miembros inferiores, superiores o en tronco. Los agentes causantes de la quemadura fueron: combustible (alcohol, nafta, explosión) 41,7 %, fuego directo 25,0 %, estufa 13,9 %, agua 16,7 % y por último electricidad 2,8 %. Debemos destacar que cuando el agente causal de la quemadura resultó el combustible, el alcohol fue el agente de mayor prevalencia. Al relacionar a los agentes causales y la edad observamos que cuando la fuente fue la estufa y el fuego las quemaduras se presentaron a una mayor edad promedio, en tanto que cuando lo fue el alcohol, combustible y electricidad se presentaron a menor edad. Al analizar los agentes causales y el género, podemos apreciar que el elemento alcohol, fue prevalente en el sexo femenino. Esta superioridad femenina, se relaciona con el agente causante alcohol y fuego directo como causa de la quemadura, según figura historia clínica por lesiones de un tercero con vínculo afectivo. Son, en parte las causas actuales de femicidios, que se informan en nuestro país y que se presentan en menores de 40 años. La quemadura por electricidad y nafta furon exclusivas del sexo masculino.Al relacionar la superficie quemada y la causa (combustible vs. otros agentes), se encontró que causas no combustibles ocasionan una menor superficie quemada (p= 0,01), en tanto el grado 2 se presenta cuando el agente fue combustible (alcohol, nafta, explosión) (p=0,03), como resultado de una mayor profundidad de la quemadura. El 50 % de los pacientes quemados presentaron LIH, implicados el combustible y el fuego como agente de la quemadura. Se requirió de vías centrales en el de 88,9 % de los quemados. La vía femoral se usó en el 90,6 % y el 9,4 % las vías superiores (subclavia y/o yugular). El promedio de vías utilizadas en cada paciente fue de 5,8. La intubación orotraqueal y la traqueotomía se practicaron en el 72,2 % y 41,7 %, respectivamente. Se practicó tratamiento quirúrgico en el 91,7 % de los pacientes (escarectomías 100%, escarotomías 42,4%, fasciotomías 54,5% y amputación de miembros 6,1%) y sin tratamiento quirúrgico (sólo curación con lavados) se encontraron 8,3 % de los quemados. Luego del tratamiento quirúrgico y de obtener un lecho de tejido viable, se procedió a cubrir la herida con injertos de piel. Se les aplicó autoinjerto a 97,2%. El mismo exhibió buena adherencia al tejido subyacente en un 75%. En el 25% que no fue exitoso, el porcentaje de mortalidad fue de 100 % (p< 0,01), cuya causa principal es el shock séptico. El requerimiento de inotrópicos fue del 72,2 % y de antifúngico del 91,7%. Se inició la terapia con fluconazol en el 58,8% y el resto anfotericina B liposomal. La mortalidad ocurrió en el 38,8 % pacientes y se observó que fue mayor entre los mayores de 65 años (p= 0,018), con el uso de inotrópico (noradrenalina) (p < 0,001), con LIH (p= 0,04), en pacientes que se les practicó una fasciotomía (p=0.04) y en el grupo con antecedentes o factores de riegos (p = 0,002). Las infecciones bacterianas estuvieron presentes en el 100 % de los pacientes quemados y los microorganismos fueron: bacterias Gram negativas multirresistentes como Acinetobacter baumannii, Pseudomonas aeruginosa y Klebsiella pneumoniae productora de carbapenemasa (KPC). Entre los Gram positivos, S. aureus meticilinoresistente (SMR) fue el más prevalente. El momento de aparición de las infecciones bacterianas en promedio fue 4 días post ingreso a la unidad de cuidados intensivos. El 38,9 % de los pacientes presentaron un APACHE II entre 31-40 y el 8,3 % entre 41?46. El Candida score fue de 3 en el 77,7 %. Las infecciones fúngicas son una causa importante de morbimortalidad en pacientes quemados, ya que constituyen un huésped ideal para las infecciones oportunistas. La incidencia de infección fúngica representó en 39,3 por cada 1000 quemados y las candidiasis se produjeron en promedio a los 21,4 días de ingreso a la unidad de cuidados intensivos (rango 1-3 semanas). La levadura de más frecuente aislamiento fue C. albicans en todos los materiales clínicos analizados (biopsia de la lesión, urocultivo, hemocultivo, aspirado traqueal, punta de catéter). Asi, C. albican estuvo representada con el 53,8 %, C. tropicalis con el 23,1 %, C. parapsilosis sensu stricto 13,5 %, C. kruse 5,8 %, C. glabrata y C. krusei 1,9 % cada una. En los hemocultivos, C. albicans fue la especie prevalente, seguida por C. parapsilosis. En el urocultivo las especies Candida no-C. albicans sobrepasaron a C. albicans. Los pacientes con hemocultivos positivos (candidemias), presentaron mayor mortalidad que aquellos con candidemias negativas aunque sin diferencia estadísticamente significativa (p= 0,091). La identificación molecular (la amplificación por PCR del gen HWP1 coincidió con la microbiológica en C. albicans y C. dubliniensis. Existieron aislamientos de C. albicans que la amplificación produjo dos fragmentos de ADN. El fragmento de menor (941 pb) tamaño es producto del gen HWP1 y el fragmento de mayor tamaño se debió a la amplificación parcial del gen RBT1 por un pegado inespecífico de los cebadores, pero se confirmó por secuenciación de ambos clones a C. albicans.Para la identificación de C. parapsilosis y de C. glabrata como C. parapsilosis sensu stricto y C. glabrata dentro del complejo de esta última especie, se requirió de la identificación molecular a los aislamientos. En el complejo de C. glabrata a través de la reacción de PCR para el gen RLP31 que codifica para una proteína ribosomal de 60S determinó la ausencia de C. bracarensis y C. nivariensis; y confirmó la presencia de C. glabrata. La identificación molecular de las especies del complejo de C. parapsilosis con cebadores específicos para cada una de las especies de este complejo derivados de secuencias dentro de la región de ITS1 y ITS2 del rDNA permitió la identificación C. parasilopsi sensu stricto. No se detectó la presencia de C. orthosilopsis y C. metapsilosis.
Ver resumen completo
Abstract:
Medical histories of 36 burned patients with documented fungal infection, admitted to the Intensive Care Unit of the Hospital Municipal de Quemados del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires between January 2011 and December 2014, were analyzed. A total of 52 species of Candida were identified by conventional and molecular methods from the culture collection stored at -20 ºC at the Laboratory of Hospital de Quemados in the patients studied. The mean hospitalization period was 46.7 days, ranging from 9 to 218 days. They belonged to females 63.9% (n = 23) and 36.1% male (n = 13). The burned body surface area was estimated at 31-50% in 33.3% of the patients (p=0.03). This percentage was observed among the higher age group (59 years of age). Instead, patients in the group with a mean age of 19 years suffered burns affecting 71% - 100% of their body surface area. With regard to burn depth, fourth-degree burns affected 69.4% of the patients, which indicates the seriousness of the injuries in the patients studied. A total of 75% of the patients showed burns in different locations (torso, face, lower and upper limbs) and only 25% showed injuries only on the lower limbs, upper limbs or torso. The causative agents of burns were: combustible substances (alcohol, gasoline, explosion): 41.7%, direct fire: 25%, heaters: 13.9%, water: 16.7% and lastly, electricity: 2.8%. It is remarkable that in those cases in which the burn causative agent was a combustible substance, alcohol was the prevalent agent. When studying causative agents in relation to age, burn injuries by fire or heaters were found mainly older patients. Conversely, burns caused by alcohol, combustible substances and electricity were reported on younger patients. When studying causative agents in relation to sex, alcohol was found to be the prevalent element in females. This higher rate for women is associated with the fact that the causative agents of the burn injury are alcohol and direct fire, according to medical history including injuries by a close third party. They are the current causes of the femicides reported in our country in women under 40 years of age. Electrical burns and gasoline burn injuries were affected males exclusively.When analyzing the correlation between the burned surface area and the cause (combustible substances vs. other agents), it was found that causes other than combustible substances generate smaller burn injuries (p= 0.01). However, second-degree burns were observed when the agent was a combustible substance (alcohol, gasoline or explosion) (p=0.03), as a result of a deeper burn.Fifty per cent of the burned patients showed inhalation injuries (SII), with both combustible substances and fire as causative agents of the burn injury. A central line was required in 88.9% of the burned patients. Femoral lines were used in 90.6% and upper lines (subclavian and/or jugular lines), in 9.4%. The mean number of lines used per patient was 5.8. Orotracheal intubation and tracheostomy were performed in 72.2% and 41.7% of the patients, respectively. A total of 91.7 % of the patients underwent surgical treatment (escharectomy: 100%, escharotomy: 42.4%, fasciotomy: 54.5% and limb amputation: 6.1%) while 8.3% of the patients did not undergo any surgical treatment (only wound lavage). Following surgical treatment and, after reaching viable tissue, the wound was covered with skin grafts. Autograft was performed in 97.2% of the patients, showing firm adherence to the underlying tissue in 75% of the cases. In twenty-five per cent of the unsuccessful cases, the mortality rate was 100% (p< 0.01), the main cause being the septic shock. Inotropes were required in 72.2% of the cases and anti-fungal drugs in 91.7%. A total of 58.8% were initially treated with Fluconazole. The rest of the cases were treated with Amphotericin B Liposomal. Death occurred in 38.8% of the patients, its rate being higher among patients over 65 years of age (p= 0.018), on inotropes (noradrenaline) (p < 0.001), those patients suffering inhalation injury (p= 0.04), those who had undergone fasciotomy (p=0.04) and those with a history or in a high-risk group (p = 0.002). Infection by bacteria occurred in 100% of the burned patients, the microorganisms being: Gram-negative bacteria such as multiresistant Acinetobacter baumannii, Pseudomonas aeruginosa and carbapenemase-producing (KPC) Klebsiella pneumoniae. Among Gram-positive bacteria, the most prevalent was methicillin-resistant S. Aureus (MRSA). The mean time of the onset of bacterial infections was 4 days following admission to the Intensive Care Unit. A total of 38.9% of the patients had an APACHE II score of 31-40 while 8.3% had a score of 41-46. A total of 77.7% showed a Candida score of 3.Fungal infections are a major cause of morbi-mortality in burned patients since they are ideal hosts for opportunistic infections. The incidence of fungal infection was 39.3 for every 1,000 burned patients. On average, the cases of Candidiasis occurred after 21.4 days of the admission to the intensive care unit (1-3 weeks).The most frequently isolated yeast was C. albicans in all samples analyzed (wound biopsy samples, urocultures, blood cultures, tracheal aspirate cultures, catheter tip cultures). Thus, C. albicans amounted to 53.8%, C. tropicalis to 23.1%, C. parapsilosis sensu stricto to13.5%, C. krusei to 5.8%, C. glabrata and C krusei to 1.9 % each. C. albicans was the prevalent species in blood cultures, followed by C. parapsilosis. In the urocultures, nonalbicans Candida species surpassed C. albicans. Patients with positive blood cultures for candidaemias showed higher mortality than those with negative blood cultures for candidaemias, with no statistically significant difference (p= 0.091). Molecular identification (HWP1 gene amplification by PCR) and microbiological identification agreed with C. albicans and C. dubliniensis. For some C. albicans isolates, the amplification produced two fragments of DNA. The smaller fragment (941 bp) was produced by the HWP1 gene and the larger fragment resulted from the RBT1 gene partial amplification by a non-specific primer binding but the identification of C. albicans was confirmed by clone sequencing. Molecular identification of isolates was required for the identification of C. parapsilosis and C. glabrata as C. parapsilosis sensu stricto and C. glabrata species complex. For C. glabrata species complex, PCR reaction for RLP31 gene, which codes for a 60S ribosomal protein, determined the absence of C. bracarensis and C. nivariensis, and the presence of C. glabrata. Molecular identification of C. parapsilosis species complex by specific primers for each of these complex species by sequencing of ITS1 and ITS2 regions of rDNA enabled the identification of C. parasilopsis sensu stricto. C. orthosilopsis and C. metapsilosis were not detected
See complete abstract
Calificación:
Sobresaliente
Dictamen:
El presente trabajo constituye un interesante aporte al conocimiento epidemiológico de las infecciones por levaduras del género Candida en pacientes quemados. Este estudio permitió la identificación de un gen en Candida albicans que podría constituir un nuevo marcador epidemiológico del género Candida en la Argentina. El manuscrito ha sido presentado en forma clara, permitiendo la lectura e interpretación de los resultados. El diseño experimental fue acorde a los objetivos planteados. La exposición oral de la tesista fue concisa, clara y ordenada. Al finalizar la misma respondió con solvencia las preguntas realizadas por los integrantes del jurado.
Identificador(es):
http://repositoriouba.sisbi.uba.ar/gsdl/cgi-bin/library.cgi?a=d&c=masteruba&cl=CL1&d=HWA_1901
Filiación Institucional:
Fil: Badino Varela, María Gabriela Mercedes. Universidad de Buenos Aires. Facultad de Farmacia y Bioquímica. Buenos Aires, Argentina
Institución aportante:
Facultad de Farmacia y Bioquímica
Biblioteca cooperante:
Biblioteca de la Facultad de Farmacia y Bioquímica
Derechos:
info:eu-repo/semantics/openAccess
http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/ar/
Licencia de uso:
Licencia Creative Commons

Descargar texto: 1901.PDF (tamaño kb)

Cita bibliográfica:

Badino Varela, María Gabriela Mercedes (2017-05-18). Identificación molecular de especies de candida en pacientes quemados  (tesis de maestría). Universidad de Buenos Aires.  Facultad de Farmacia y Bioquímica. [consultado:  ] Disponible en el Repositorio Digital Institucional de la Universidad de Buenos Aires:  <http://repositoriouba.sisbi.uba.ar/gsdl/cgi-bin/library.cgi?a=d&c=masteruba&cl=CL1&d=HWA_1901>