untitled

Paleoambientes y paleogeografía de la primera transgresión en cuenca Neuquina, sur de Mendoza


Paleoenvironments and paleogeography of the first transgression at Neuquén Basin, Southern Mendoza

Lanés, Silvia

Director(a):
Riccardi, Alberto
 
Institución otorgante:
Facultad de Ciencias Exactas y Naturales. Universidad de Buenos Aires
Fecha:
2002
Tipo de documento: 
Tesis Doctoral
 
Formato:
text; pdf
Idioma:
Español
Temas:
JURASICO - PALEOGEOGRAFIA - PALEOAMBIENTES SEDIMENTARIOS - ESTRATIGRAFIA SECUENCIAL - FORMACION PUESTO ARAYA - ABANICOS DELTAICOS - ESTUARIOS - PLATAFORMA DOMINADA POR TORMENTAS
Descripción:
El objetivo principal de este trabajo fue la determinación de los rasgos paleogeográficos de la transgresión del Triásico Tardío-Jurásico Temprano en el sector mendocino de la cuenca Neuquina (valle superior del Atuel y valle de Las Leñas). Para esto se realizó un análisis de litofacies y tafofacies, se determinaron los paleoambientes sedimentarios, su evolución y distribución areal, poniendo especial atención en la correlación bioestratigráfica de los perfiles sobre la base de amonites, bivalvos y braquiópodos. El rasgo notable del intervalo marino estudiado son las grandes variaciones litofaciales y de edad en trechos cortos, observándose que su base se vuelve más antigua hacia el oeste, variando desde Pliensbachiano inferior hasta Hettangiano medio. También hacia el oeste aumenta la participación de areniscas finas y pelitas marinas y disminuye la potencia de los conglomerados fluviales subyacentes. Para corroborar si tales cambios respondieron al control de un paleorrelieve de bloques, se levantaron perfiles segun dos transectas perpendiculares entre sí (una este-oeste y otra norte-sur) para luego correlacionarlos bioestratigráficamente. Posteriormente se correlacionaron las sucesiones pliensbachianas del valle superior del río Atuel y del valle de Las Leñas para verificar la influencia de un bloque de basamento (Alto Dedos-Silla, Legarreta y Kozlowsky 1984). La hipótesis a comprobar fue que la primera transgresión de la cuenca Neuquina se inició en el Triásico Tardío con la implantación de un ambiente mixto sobre un paleorrelieve de hemigrábenes y bloques elevados que controló la sedimentación hasta el Pliensbachiano. Justamente la distribución areal de los sistemas deposicionales y su antigüedad permitió establecer dos zonas en el valle del río Atuel: una al este y otra al oeste del arroyo El Freno. Las sucesiones de la zona occidental (Perfiles Arroyo Alumbre, Arroyo Malo y El Pedrero) registran la somerización de abanicos deltaicos de talud controlados tectónicamente por fallas normales ubicadas en los arroyos Alumbre y El Freno, y de abanicos deltaicos transicionales entre los de plataforma y los de tipo Gilbert, ambos transversales al hemigraben principal. Los perfiles de la zona oriental (Perfiles Puesto Araya, Las Chilcas, de los Caballos y Codo del Blanco) registran la profundización de una plataforma dominada por tormentas, desde estuarios dominados por oleaje hasta áreas de plataforma externa influída por corrientes de turbidez. La plataforma marina inclinaba hacia el oeste y norte desde una paleocosta de rumbo NO-SE hasta NE-SO aproximadamente. En este contexto, la condensación del Jurásico inferior marino en el valle de Las Leñas confirma la influencia del Alto Dedos-Silla. Los rasgos de los sistemas deposicionales y su antigüedad permitieron identificar dos etapas de diferente comportamiento tectónico. La primera, durante el Rhaetiano-Sinemuriano Temprano Tardío, se caracterizó por una acomodación mayor al aporte, que quedó registrada en los abanicos deltaicos de talud de la zona occidental. La segunda etapa, durante el Sinemuriano Temprano Tardío-Toarciano Temprano, se caracterizó por una acomodación menor al aporte, que controló parte de la sedimentación de los abanicos deltaicos intermedios entre los de plataforma y los de tipo Gilbert y la depositación de los estuarios y la plataforma marina. La relación de acomodación vs. aporte permite caracterizar estas dos etapas como una fase de sinrift y una fase de sag respectivamente. Sobre la base de rasgos de superficie y de las variaciones de los sistemas deposicionales se reconocieron secuencias deposicionales de dos escalas diferentes, estimándose la duración de las mismas cuando fue posible. A gran escala las sucesiones de abanicos deltaicos representan el cortejo de mar bajo (reconociéndose depósitos análogos a los abanicos de talud y a la cuña progradante de mar bajo); las acumulaciones costeras y de plataforma interna, al cortejo transgresivo y los niveles de plataforma externa influída por corrientes de turbidez constituyen el cortejo de mar alto de la Mesosecuencia Cuyo (Legarreta y Gulisano 1989). A una escala menos, se identificaron secuencias de 3° orden en los depósitos fandeltaicos, cuyo origen se relacionaría con la reactivación de fallas normales o la superposición de factores tectónicos y eustáticos. En las sucesiones marinas se reconocieron secuencias de 4° y 3° orden cuyo origen no estuvo controlado únicamente por la eustasia. Finalmente se propuso una redefinición de la Formación Puesto Araya a fin de considerar los cambios laterales de litofacies del Jurásico inferior mixto y marino.
Identificador:
http://digital.bl.fcen.uba.ar/gsdl-282/cgi-bin/library.cgi?a=d&c=tesis&d=Tesis_3465_Lanes
Identificador único:
http://repositoriouba.sisbi.uba.ar/h/3291
Derechos:
info:eu-repo/semantics/openAccess
http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/ar/
Licencia de uso:
Licencia Creative Commons

Descargar texto: Tesis_3465_Lanes.oai

Cita bibliográfica:

Lanés, Silvia  (2002).     Paleoambientes y paleogeografía de la primera transgresión en cuenca Neuquina, sur de Mendoza.  (Tesis Doctoral).    Facultad de Ciencias Exactas y Naturales. Universidad de Buenos Aires.    [consultado:  ] Disponible en el Repositorio Digital Institucional de la Universidad de Buenos Aires:  <http://digital.bl.fcen.uba.ar/gsdl-282/cgi-bin/library.cgi?a=d&c=tesis&d=Tesis_3465_Lanes>